¡Piel grasa! ¿Cómo tratarla?

 

 

Se dice que una piel es grasa cuando:

  • Tiene un aspecto brillante y graso
  • Tiene poros más bien dilatados
  • Tiene una textura irregular
  • Es espesa
  • Es propensa a los puntos negros

En realidad, pocas personas tienen una piel grasa, es decir, una piel brillante en todo el rostro. La «nariz que brilla» es más bien característico de gente con la piel mixta en la que sólo la zona «T» (frente, nariz y barbilla) se ve afectada.

Los mecanismos involucrados

La piel se protege con un película hidrolipídica compuesta por sebo y transpiración. El sebo producido por las glándulas sebáceas de la piel, es un escudo real contra las agresiones externas. A veces segrega en exceso cuando las glándulas sebáceas son más grandes y más numerosas de lo normal. Esto se llama la hipersecreción sebácea, o piel con tendencia grasa. Ahora se entiende por qué las personas con piel grasa son también las que sufren de cabello graso: de nuevo, son las glándulas sebáceas las que son responsables de la producción de exceso de sebo…

Factores agravantes en las pieles grasas

Obviamente, no eres responsable del tamaño y número de tus glándulas sebáceas. Tampoco lo eres de los cambios hormonales que ocurren dentro de ti durante el embarazo o la menopausia, por ejemplo. Sin embargo, la buena noticia, se puede luchar contra ciertos factores externos que intensifican el aspecto de la piel grasa como:

  • El uso de productos no adaptados o demasiado agresivos
  • El estrés 
  • La contaminación
  • Fatiga extrema
  • Una mala alimentación

Consejos para el Cuidado de la Piel Grasa

  • Limpia, tonifica y humecta tu piel en las mañanas y antes de dormir, utilizando productos especiales para pieles grasas y en lo posible con ingredientes naturales.
  • No intentes eliminar la grasa limpiando tu piel en exceso porque esto puede estimular la generación de más grasa por parte de las glándulas sebáceas.
  • Utiliza fórmulas no grasosas, no comedogénicas, libres de sustancias ásperas y que contengan filtro solar.
  • Aplícate aceites vegetales suaves como de limón, bergamota, geranio, enebro o lavanda que protegerán tu piel, eliminarán el exceso de grasa y evitarán que tus poros se taponen.
  • Reduce el indeseable brillo de tu cara utilizando polvos sueltos y ligeros o pañuelos faciales que absorban la grasa.
  • Evita utilizar productos con alcohol, fragancias y petroquímicos porque lastimarán tu piel o te generarán reacciones alérgicas.
  • Escoge un protector solar que no sea graso.
  • Si es necesario, utiliza tratamientos adecuados para corregir manchas, granos o acné, problemas cutáneos comunes en este tipo de piel.

 

Fuentes: www.cuidado de la piel.com – www.roc.es

 

 

WhatsApp chat

INFORMACIÓN DE CONTACTO

MANIZALES
Calle 60 Nro 24A - 35 Barrio Estrella
Teléfonos: (6) 885 65 45 | Cel: 311 344 1030
BOGOTÁ
Calle 109 Nro 17A - 35 of 404
Teléfonos: (1) 602 10 72 | Cel: 320 838 3355

Estamos disponibles en Facebook e Instagram

Copyright © 2018 Eterna Juventud Médica y Facial - Todos los derechos reservados